Ir al contenido principal

Declaración final de la IV Asamblea Nacional del Coordinador Nacional Agrario - CNA

Comunicado
Por acional Agrario CNA



San Lorenzo, Nariño, 22 de noviembre de 2013


Rostros mestizos, indígenas, negros, de mujeres, hombres, niños, niñas y jóvenes con  sentimientos de lucha, resistencia y organización, sueños de dignidad y libertad, llegados de Antioquia, Arauca, Bolívar, Boyacá, Caldas, Casanare, Cauca, Cesar, Chocó, Cundinamarca, Huila, Magdalena, Meta, Nariño, Norte de Santander, Risaralda, Santander, Tolima y Valle, al hermoso pueblo de San Lorenzo, Nariño; lugar de luchas campesinas circundado por picos de montaña, albergue de los espíritus de la madre tierra, espíritus de líderes, guerreros ancestrales que iluminan nuestros procesos organizativos, pueblo que nos acoge de puertas abiertas, abrigándonos con fraternidad, hospitalidad, cariño y toda la disposición para el desarrollo de esta IV ASAMBLEA NACIONAL DEL COORDINADOR NACIONAL AGRARIO de Colombia CNA.

Un momento especial en Colombia caracterizado  por la crisis social que afecta profundamente al pueblo trabajador, indígena, negro,  campesino y  popular, marca la llegada a esta cuarta asamblea del CNA. Este escenario fue precedido de luchas y movilizaciones en todo el territorio nacional, donde los campesinos y campesinas le hablamos al país y le planteamos políticas y alternativas de cambio, insumos vitales que alimentaron y enriquecieron este trabajo asambleario que estamos cerrando.

Destacamos la presencia y el acompañamiento de las organizaciones de pueblos hermanos, a los internacionalistas que se sumaron a nuestro esfuerzo, a los medios de comunicación que nos acompañaron para contarle a Colombia y al mundo sobre nuestras deliberaciones y decisiones, a la administración municipal de San Lorenzo y a la administración del departamento de Nariño por su apoyo y su hospitalidad.

Celebrando los momentos de integración y encuentro cultural, el intercambio de saberes y hermanamiento entre pueblos, comunidades e  integrantes de nuestro CNA y los habitantes del hermoso y digno municipio de San Lorenzo.

En asamblea del CNA todas y todos los delegados de procesos y regiones del país definimos:

 Constituirnos en  una organización nacional con reconocimiento jurídico que articule y cohesione todos los procesos organizativos de base y regionales que hacen organicidad en el CNA; respetando las autonomías y dinámicas propias de las organizaciones regionales.

 Consolidar la propuesta sobre política de tierras y territorios que desde el CNA se viene diseñando y que será la ruta de lucha por la reforma agraria, la defensa del territorio y la permanencia en él.

 Reafirmar el compromiso en la lucha contra la megamineria, los megaproyectos y todo tipo de planes de extranjerización y concentración de la tierra.

 Insistir y resistir en nuestros territorios,  pelear por la protección de nuestra madre tierra, nuestras semillas, cultura e identidad.

 Consolidar y dinamizar los ejes de  economía propia y soberanía alimentaria, mujeres, la articulación e integración internacional,  la formación campesina y popular,  la movilización con ejercicio pleno de exigibilidad y defensa del campesinado, pueblos indígenas y afrocolombianos.

 Culminamos nuestra IV ASAMBLEA NACIONAL con el firme propósito de impulsar la unidad y la movilización. Nuestra asamblea decide avanzar hacia una gran movilización nacional desde los sectores agrarios y populares para luchar por el reconocimiento político del campesinado, la exigibilidad de nuestros derechos básicos, las garantías para la producción, la organización y la movilización social, la defensa del territorio campesino, indígena y afro, y la unidad del movimiento popular colombiano.

 Por la defensa y recuperación del campo colombiano, vida digna y soberanía popular
Somos la fuerza del campo
Somos CNA

Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…