Ir al contenido principal

Campesinos de Boyacá reanudarán diálogo con el Gobierno colombiano

Noticia
Tomado de Radio Macondo




La Mesa Nacional Agropecuaria y Popular de Interlocución y Acuerdo ha asistido a seis encuentros con el Gobierno colombiano, en los que sólo se ha abordado el punto que demanda mayor acceso a la propiedad de la tierra e inversión social en la población rural y urbana.

Los campesinos del departamento colombiano de Boyacá (centro) anunciaron este lunes su disposición de reunirse nuevamente con delegados del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, en busca de respuestas a las peticiones que vienen realizando desde que participaron en el gran paro nacional que afectó a todo el país en agosto pasado.

El vocero de la organización Dignidad Agropecuaria, César Pachón, adelantó que esperan poder discutir temas vinculados al comercio exterior de sus productos, en este nuevo intento de negociación.

“Haremos un nuevo intento con el Gobierno a ver si esta vez nos cumplen. Ya estamos cansados de tantas reuniones que no han tenido ningún resultado concreto, esperamos que se empiecen a ejecutar los compromisos adquiridos”, declaró Pachón a la prensa de su país.

Asimismo, el dirigente agrario recordó que el inicio de las conversaciones, hace más de dos meses, solo han logrado que el Gobierno ejecute decisiones técnicas y no políticas, referentes al tema de la compra de la papa.

De igual manera, Pachón advirtió que “ésta una medida a corto plazo y apaga incendios”, porque el gremio está consciente de cómo una huelga general perjudica a todos los sectores de la economía nacional.

En la reunión de este miércoles estarían presentes los delegados del gremio, junto al ministro del Interior, Aurelio Iragorri, y miembros de la cartera de Comercio Exterior. El objetivo de la reunión sería lograr un acuerdo en materia de restricciones a las importaciones y darle avance a las actas firmadas por ambas partes.

El 19 de octubre pasado, el Gobierno y los campesinos de Tunja llegaron a un arreglo que permitió la compra de 600 toneladas de papa, para de esta manera comenzar a paliar la crisis que vive el sector.

Paralelamente a esas negociaciones, en otros departamentos también se desarrollan mesas de diálogos entre el Estado y los campesinos, cuyo principal motivación es el rechazo a la política económica implementada¿a por la administración de Santos, y también a los Tratados de Libre Comercio que, a su juicio, “están acabando con el campo”.

La Mesa Nacional Agropecuaria y Popular de Interlocución y Acuerdo ha asistido a seis rondas de conversaciones, en las que sólo se ha abordado parte de un punto de los seis presentados por los agricultores, que demandan un mayor acceso a la propiedad de la tierra e inversión social en la población rural y urbana.

En tanto, durante los últimos cuatro meses los campesinos del Catatumbo, que protagonizaron en julio pasado una protesta que paralizó al departamento Norte de Santander, se encuentran negociando con el Ejecutivo, aunque los avances han sido pocos.

Norma 9.70

Este lunes, a través de la cuenta en Twitter @documental970 los campesinos colombianos denunciaron que la norma 9.70, que penalizaba a los agricultores por el uso de semillas no certificadas, sigue vigente.

“Si los medios no dicen que el ICA (Instituto Colombiano Agropecuario) incumplió y la resolución 9.70 sigue vigente, tendremos que ser nosotros”, manifestaron los labriegos.

Tras las fuertes protestas durante el Paro Nacional, el Gobierno de Santos se comprometió en septiembre pasado a no aplicar el estatuto y reestructurar, junto a los campesinos, una nueva propuesta de utilización de semillas que no afecte a los pequeños productores.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…