Ir al contenido principal

Yo también me encapucho, y tú ?

Análisis
Tomado de Cambio Total
Por Domínico Nadal



Ante un gobierno fascistoide que ante los justos reclamos de la población recurre no a solucionar las peticiones de los pobladores, sino a señalamientos, encarcelamientos (acusándolos de hechos inexistentes en computadores mágicos), « infiltración » de agentes de civil para mimetizarse y hacer degenerar en violencia la justa protesta popular, y que les da bala, plomo del físico a los que se enfrentan valientemente a las robotizadas ESMAD y ejército, el pueblo recurre a « encapucharse » para proteger su identidad ya que –como en el caso de los jóvenes del mal llamado « cartel de violentos » del general Palomino- posteriormente pueden aparecer judicializados y encarcelados.

En el Paro Agrario y Popular quedó en evidencia la « infiltración » de los agentes secretos de policía, F-2, E3, INA (antiguo DAS), y de cuanto organismo policial o militar hay. Más de uno de esos « agentes » violentos fue capturado en flagrancia infiltrados en las marchas, retenidos y posteriormente entregados a la Defensoría del Pueblo. Cuál es el objetivo de la « infiltración » de los agentes estatales en las marchas, paros y protestas ? Defintivamente es hacer degenerar el movimientos en actos vandálicos y violentos para justificar la represión y crear terror en los manifestantes ante los actos de terror que esos « agentes » estatales promueven.

Tan es así que ya el ministrico « pesista » Pinzón ya salió con su cartapacio de decretos y proyectos de ley –al estilo Pinochet- para judicializar a los que en un futuro protesten contra la falta de cumplimientos del gobierno o ante la falta de políticas que favorezcan a los desposeídos. Mientras el ministrico Pinzón se da prisa en « aceitar la máquina de la represión » con más leyes, brilla por su ausencia la solución de los problemas de los campesinos, indiígenas y pueblo en general. 

Cuántos años tienen los campesinos del Catatumbo de estar pidiendo les resuelvan sus problemas ? Cuántos meses llevan desde que exasperados, cansados, de la indolencia estatal y gubernamental, decidieron irse a las manifestaciones más radicales ? Ya lo sabemos los colombianos. Mas pareciera que los funcionarios gubernamentales y estatales lo que quieren es que los campesinos se exasperen y desesperen totalmente y ante tanto incumplimiento no tengan más alternativa que exigir como guerrilla lo que les niegan.

Ya miles de campesinos se preguntan por qué el gobierno JMSantos con la guerrilla insiste en « dialogar sin cese de fuegos » y con ellos insiste en que « no dialoga con bloqueos de carreteras » ? Por qué esa diferencia ? De allí a concluir en la necesidad de « enguerrillerarse » no hay más que un paso, paso que cualquier jóven daría ante el panorama sin futuro que les expone el gobierno, o por lo menos de sacar el « chopo » que tienen para cazar animales que les provean su sustento para enfrentar plomo con plomo. De seguro en una escenario así no serían los ESMAD los ganadores ya que los campesinos les ganarían en conocimiento del terreno y en capacidad física y resistencia.

Los jóvenes que por gracia del general Palomino, el « especialista en comunicación con la sociedad », aparecen en el mal denominado « cartel de los vándalos », la mayoría menores de edad, ya han entendido como es que la cosa es. Toca encapucharse para que después no los hagan aparecer en las películas de las cámaras de filmación. Porque hay que decirlo bien claro, los "encapuchados" son también hijos del pueblo!

Siendo así, y viendo el curso fascistoide de éste gobierno, yo también me encapucharé para poder participar en nuestra justa protesta. Y tú qué opinas ? Pues tocará conjugar el verbo « encapucharse ». Yo me encapucho, tú te encapuchas, él se encapucha, nosotros nos encapuchamos, vosotros os encapucháis, ellos se encapuchan...

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…