Ir al contenido principal

Glifosato

Análisis
Tomado de Cambio Total
Por Marta Ruiz, Revista Semana.

LA FUMIGACIÓN NUNCA HA ESTADO EN DISCUSIÓN PORQUE ES UNA IMPOSICIÓN DE LOS GRINGOS.




Me alegra que los ecuatorianos tengan un gobierno que protege su salud y su medio ambiente, y que hayan logrado que el Estado colombiano se asegure de no regarle a su gente con glifosato, y que reciban los muy merecidos 15 millones de dólares de reparación para quienes sufrieron con sus efectos. 

Tristemente, el Gobierno que reconoce haberle hecho daño a Ecuador, al conciliar la demanda ante la Corte Internacional de Justicia, tiene la desvergüenza de seguir fumigando a su propia población. Todo para cumplir con la agenda de Washington. Perdón, la de Monsanto, porque al gobierno de Estados Unidos realmente el tema ya no le importa mucho. 

Desde cuando la infame práctica de las fumigaciones comenzó en Colombia, decenas de miles de campesinos se opusieron a ella. No han valido las marchas reprimidas a plomo, ni el cabildeo, ni los debates políticos, ni las evidencias científicas. Mucho menos los testimonios directos de periodistas y funcionarios que en terreno hemos visto cómo este veneno acababa con los cultivos de pan coger.

Los Gobiernos siempre se han sacado de la manga a científicos que hablan de la inocuidad del veneno. Claro, ninguno de estos científicos regaría su huerta con glifosato. Como Santos no regaría con él sus campos de golf ni su finca de Anapoima. Pero como se trata de los ciudadanos de segunda del Putumayo, o de los que siempre llevan el mote de milicianos o guerrilleros de Caquetá o Catatumbo, entonces ¡que llueva! ¿A quién le importa? 

Como escribió hace poco Tatiana Acevedo en El Espectador, hay pruebas de abortos y malformaciones causadas por las fumigaciones. Y Alejandro Ordóñez, tan defensor de la vida desde el vientre, ni se da por enterado. Qué tiempo va a tener, ocupado como está inhabilitando potenciales adversarios y tratando de ponerle palos en la rueda al proceso de paz. ¿Y el Defensor del Pueblo? ¿No sabe, no responde? 

La fumigación nunca ha estado en discusión porque es una imposición de los gringos. Y porque es el negocio que más dinero les deja a los contratistas del Plan Colombia y todos los planes que le antecedieron y le han seguido. Porque, además del veneno, las aeronaves, los pilotos y toda la infraestructura son pagados por Colombia. Claro, con recursos de ellos. Todo un carrusel, para hablar en lenguaje criollo. 

Ahora, este arreglo diplomático debería tener consecuencias positivas para nosotros. El principal argumento científico que sostenía la demanda ecuatoriana es que en el largo plazo el glifosato es devastador. Óigase bien: en el largo plazo. No creo que después de reconocer su culpa ante los ecuatorianos, el gobierno colombiano tenga la cachaza de seguir defendiendo las fumigaciones en Colombia. Esa sí sería la tapa. 

Repito, me alegra que los ecuatorianos que viven en la frontera, muchos de los cuales son colombianos desplazados por la violencia, y ¡oh, paradoja!, por las fumigaciones, tengan quien se duela de ellos. En Colombia, ya verán, volverán a decirnos que el glifosato es inocuo para los humanos y que como es un veneno inteligente, sólo mata las plantas de coca. 

Dirán, acostumbrados como están a tratarnos como idiotas, que sólo se pagaran 15 millones de dólares por razones de paz regional, porque Colombia incumplió efectivamente un acuerdo firmado con los ecuatorianos. Nos dirán que los tercos seguidores de Correa ignoran las virtudes de los productos de Monsanto. Y que Colombia no aguantaba otra derrota como la de Nicaragua.

Yo les creeré el día que fumiguen con glifosato por una década y de manera sistemática los jardines de Santos en Anapoima y los cultivos que ya varios de nuestros ministros poseen en las más codiciadas tierras del país. Eso sí, con sus familias a bordo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

La derecha sigue siendo muy fuerte en Colombia

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Muchos coinciden con la opinión de que el partido de gobierno sufrió una derrota contundente en las elecciones del domingo 27, concluyendo que no es cierto que el país se encuentre en manos de la derecha, como se pensó cuando Iván Duque derrotó a Petro en las últimas elecciones presidenciales. Las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali bastan para certificarlo.
Creo pasan cosas que inducen a pensar que la derecha sigue fuerte, solo que se ha difuminado en una serie de actores y posiciones que consiguen disimularla. No se trata de que el señor Álvaro Uribe conserve un alto índice de aceptación o no. Se trata de que sus ideas y prácticas se generalizan, aunque rostros y discursos distintos se asomen al escenario.
De otra manera no podrían explicarse fenómenos que de algún modo se imponen, sin la reacción que debieran despertar si primara una concepción diferente. Son 169 exguerrilleros firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana, los asesinados …

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…