Ir al contenido principal

Historia del miedo

Análisis
Tomado de Cambio Total
Por: Alfredo Molano Bravo

A medianoche del 9 de marzo de 1687 se oyó en la religiosa Santa Fe de Bogotá un ruido espantoso que duró media hora. Los habitantes de lo que era una fría aldea saltaron de sus camas con gorro de noche y pantuflas, a correr.



Correr para todos lados. Hedía a azufre, el diablo podía salir de cualquier agujero. En la Catedral, en San Agustín, en San Francisco, en La Capuchina se refugió el tropel mientras los curas sermoneaban y pedían que los asustados parroquianos se arrepintieran. Se recuerda como “época del ruido”. Nunca se supo la causa del espantoso estruendo, pero el recaudo de diezmos y primicias se debió multiplicar. Lo mismo sucedería en 1812 cuando se derrumbó Caracas y los frailes salieron a gritar: Arrepentíos, Dios os castiga por levantaros contra el Rey. El miedo y el terror han sido siempre arma de sometimiento. Han servido también para crear ambientes de subordinación como, quizá sin proponérselo, lo hizo Orson Welles cuando por la radio montó una obra en vivo sobre la invasión de marcianos a Nueva York. La gente despavorida corría por calles, avenidas y se refugiaba en el subway, llamaba a la Policía y clamaba por la intervención de los marines. Fue en octubre del 38, un año antes de estallar la Segunda Guerra Mundial, de la que saldrían vencedores también los Estados Unidos.

No ha sido para menos la violencia que hemos vivido desde siempre. Las cabezas que cortaban los españoles y exponían en las entradas de los pueblos obligaban a la obediencia, al silencio, al acatamiento. Los miles de muertos de la batalla de Palonegro, que se suspendió por el hedor y porque ningún combatiente podía alzar un machete, dejaron una huella viva y sangrante. La Iglesia, para perpetuar el miedo a los enemigos de la fe —el liberalismo—, mandó construir catedrales por todas partes, la más famosa —el Voto Nacional— en el mismo lugar donde existía el paredón de fusilamientos. Para crear el terror, los chulavitas, durante la época de la Violencia, usaron las formas más brutales de mutilación de cuerpos y de exposición pública de sus partes. Los paramilitares heredaron las horrendas prácticas con idéntico objetivo.

El terror paraliza, divide, amordaza. Los gobiernos han sido hábiles en crearlo, fomentarlo, aprovecharlo y no pocas veces en señalar a la oposición de hacer lo que ellos, los gobiernos, ordenan o permiten. Al caso de la UP no se le puede echar tierra. Más de la que se les echó a los cadáveres que las “fuerzas oscuras” dejaban tirados. El país no puede olvidar que cinco días antes del asesinato de Bernardo Jaramillo, candidato a la Presidencia por la UP, Carlos Lemos, ministro de Gobierno de Barco, acusó a este movimiento de ser el brazo político de las Farc. El ministro actual del Interior sugiere que Robledo está detrás de las movilizaciones violentas de campesinos y mineros. Una semana después, los Rastrojos amenazan de muerte a defensores de derechos humanos y a dirigentes del Polo.

La fuerza pública ha especializado cuerpos de oficiales en publicidad y propaganda bélica como parte de lo que considera guerra sicológica. El mecanismo es simple: elaborar tendenciosamente toda información sobre orden público para dividir el país entre buenos y malos y justificar automáticamente todo exceso como blanco legítimo. Unos tacos de dinamita “encontrados” en Usme son presentados como bombas para atentar contra el ministro de Defensa. La impronta queda. Hoy abundan técnicas sofisticadísimas para crear pánico, zozobra, amenazas permanentes, atentados inminentes, terror gaseoso, y arrinconar a la ciudadanía para someterla y usarla. El uribismo, que conoce muy bien esas estrategias de intimidación y gobierno, hace cuanto está a su alcance para fomentar el apocalipsis. Santos se ha pillado el peligro: prestarles los micrófonos informativos a los coroneles y dejar que su primo ponga vallas puede salirle muy caro. Por eso ahora —quizá ya tarde— llama a no dejarse contagiar por el miedo, cuando durante los tres años no ha hecho más que jugar con el frankenstein.

Comentarios

  1. Inyectar miedo, luego crear un Dios con la intención de crear promesas que luego ellos mismo cumplirán, si el hombre se doblega y se arrodilla. Esta es la estrategia de manipulación que el hombre utiliza contra el hombre. Evidente!!!!

    Excelente publicación, un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este es un espacio para la sana exposición de las ideas. La paz se hace con un diálogo fundamentado en la descencia y el respeto. Por favor omitir groserias y vulgaridades.

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…