Ir al contenido principal

Militar activo acusa a altos oficiales de cometer ‘falsos positivos’

Noticia
POR: NOTICIASCARACOL.COM


Jhon Lewis Rivas cuenta cómo él y otros uniformados, incluido un general, supuestamente mataron a inocentes en Ocaña y los disfrazaron de guerrilleros. Exclusivo.




Noticias caracol tuvo acceso a una serie de declaraciones, sin precedentes, dentro de las Fuerzas Militares.

Se trata del testimonio de un miembro activo del Ejército que señala a altos oficiales de haber participado en el controvertido episodio de los ‘falsos positivos'.

Este militar, quien se mostró libremente frente a las cámaras, sostiene que él mismo formó parte de las ejecuciones extrajudiciales.

Jhon Lewis Rivas, en el 2008, era cabo tercero en el batallón de infantería General Santander, con sede en Ocaña, Norte de Santander, según consta en documentos oficiales del Ejército.

Dicha unidad militar resultó involucrada en la muerte de 12 civiles inocentes, según Naciones Unidas, que fueron disfrazados de guerrilleros.

De acuerdo a estas mismas actas, Rivas pertenecía a la oficina de gastos reservados de ese batallón, desde donde se pagaban las recompensas por la muerte de guerrilleros.

Por su papel, los entes de investigación lo consideran testigo clave contra un buen número de oficiales de alto rango del Ejército.

Frente a las cámaras de Noticias Caracol, Rivas señaló a un grupo de uniformados, entre ellos a dos generales, de haber participado de manera directa en los ‘falsos positivos'.

"Hay un sinnúmero de oficiales que tuvieron participación en estos casos de ‘falsos positivos', mi teniente Casallas Steven, que fue en un tiempo comandante del grupo localizador; mi teniente Jhon Castañeda, que fue comandante del Boyacá 1, que también fue una de las unidades que más víctimas colocó; mi mayor Estupiñan, que era el que firmaba las actas de gastos reservados y que su vehículo era utilizado para estas actividades; mi general Coronado, que también firmaba las actas de gastos reservados de estas víctimas, y mi coronel Bernal, que hoy en día es brigadier general y que también firmaban las actas de estas víctimas", denunció Rivas.

El general Bernal mencionado por Rivas es Ricardo Andrés Bernal Mendiola, de la Inspección del Ejército.

Noticias Caracol no está en capacidad de asegurar que el general Ricardo Andrés Bernal, ni los que aquí se mencionan, tenían conocimiento de lo que contenían las actas que estaban firmando.

El militar también habló de un oficial retirado que hoy está preso por estos hechos y quien fue el comandante de ese batallón.

"Mi coronel Tamayo me consta que trabajó conmigo, que yo lo mire participando de estas reuniones. Era el que daba las órdenes directas de llevar a cabo estas operaciones", aseguró.

En su testimonio, Rivas Palacios habla de la creación de pelotones dedicados a ejecutar los ‘falsos positivos'.

"Había tres pelotones escogidos para esto que era el pelotón Boyacá 1, al mando de mi teniente Mosquera Néstor; el pelotón Ayacucho 1, que está al mando de mi Teniente Castañeda Jhon, no investigados, y el grupo localizador Boyacá 22, al mando de mi sargento Consuegra Estupiñan Rolando, que está siendo investigado por estos casos", explicó.

En la parte más desgarradora de su relato, Rivas describe cómo estos pelotones operaban y realizaban estas ejecuciones. Incluso, asegura que se registraron casos en los que las supuestas víctimas ingresaron vivas a los batallones.

"Lo llevaron ellos vivos. Una de ellas fue por una desmovilizada denominada ‘Dayarnis', del frente guerra del ELN y en una ocasión llevó a un muchacho de Ocaña, le puso una cita, allá fueron militares y lo llevaron al batallón en el carro de mi sargento Pérez", dijo.

Y añadió: "A eso de la una o dos de la tarde lo sacaron y lo mataron. La otra víctima también fue entregada por ‘Dayarnis', venía de Bucaramanga. Este señor lo llevaron, lo encadenaron, lo esposaron, amarraron de la boca y lo dejaron en el piso todo el día en la subsección de archivo que quedaba al interior de la sección segunda del batallón. En horas de la noche lo sacaron en el carro trooper de color vinotinto que estaba a cargo del mayor Estupiñan, segundo comandante, luego buscaron un punto en la vía Ocaña - Convención, en Aguas Blancas, y fue asesinado, le montaron un fusil ak-47, un chaleco que todo fue extraído de la sección segunda", relató.

En esta declaración Rivas no solo describe cómo habrían sido asesinados estos civiles inocentes para aparecer como miembros de la guerrilla, sino que también describe cómo eran disfrazados como insurgentes.

"El almacenamiento de las armas, el material bélico que era colocado a las victimas era extraído de caletas de las guerrillas, entregados por desmovilizados o comprado en el mercado negro", dijo.

Pero, ¿dónde están los militares mencionados por el cabo que le habló a Noticias Caracol?

Juan Carlos Chaparro es actualmente teniente coronel, Neil Jhon Casallas es mayor y Jhon Deiver Rozo es capitán.

Según el propio Ejército, todos se encuentran vinculados a investigaciones penales a la espera de resolución jurídica y actualmente están ejerciendo su cargo como oficiales activos.

El único de este grupo que no tiene un proceso abierto por ‘falsos positivos' en las fuerzas armadas es el brigadier general Bernal Mendiola Ricardo Andrés.
Noticias caracol intentó durante varios días establecer comunicación con todos los señalados por el cabo Rivas, pero no tuvo éxito.

Realizando esta investigación, Noticias Caracol pudo establecer que por orden del propio fiscal Eduardo Montealegre, la Fiscalía decidió abrir una investigación especial contra altos oficiales, con el rango de generales o coroneles, que están siendo señalados por uniformados que decidieron contar su verdad sobre los ‘falsos positivos'.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…