Ir al contenido principal

Militar activo acusa a altos oficiales de cometer ‘falsos positivos’

Noticia
POR: NOTICIASCARACOL.COM


Jhon Lewis Rivas cuenta cómo él y otros uniformados, incluido un general, supuestamente mataron a inocentes en Ocaña y los disfrazaron de guerrilleros. Exclusivo.




Noticias caracol tuvo acceso a una serie de declaraciones, sin precedentes, dentro de las Fuerzas Militares.

Se trata del testimonio de un miembro activo del Ejército que señala a altos oficiales de haber participado en el controvertido episodio de los ‘falsos positivos'.

Este militar, quien se mostró libremente frente a las cámaras, sostiene que él mismo formó parte de las ejecuciones extrajudiciales.

Jhon Lewis Rivas, en el 2008, era cabo tercero en el batallón de infantería General Santander, con sede en Ocaña, Norte de Santander, según consta en documentos oficiales del Ejército.

Dicha unidad militar resultó involucrada en la muerte de 12 civiles inocentes, según Naciones Unidas, que fueron disfrazados de guerrilleros.

De acuerdo a estas mismas actas, Rivas pertenecía a la oficina de gastos reservados de ese batallón, desde donde se pagaban las recompensas por la muerte de guerrilleros.

Por su papel, los entes de investigación lo consideran testigo clave contra un buen número de oficiales de alto rango del Ejército.

Frente a las cámaras de Noticias Caracol, Rivas señaló a un grupo de uniformados, entre ellos a dos generales, de haber participado de manera directa en los ‘falsos positivos'.

"Hay un sinnúmero de oficiales que tuvieron participación en estos casos de ‘falsos positivos', mi teniente Casallas Steven, que fue en un tiempo comandante del grupo localizador; mi teniente Jhon Castañeda, que fue comandante del Boyacá 1, que también fue una de las unidades que más víctimas colocó; mi mayor Estupiñan, que era el que firmaba las actas de gastos reservados y que su vehículo era utilizado para estas actividades; mi general Coronado, que también firmaba las actas de gastos reservados de estas víctimas, y mi coronel Bernal, que hoy en día es brigadier general y que también firmaban las actas de estas víctimas", denunció Rivas.

El general Bernal mencionado por Rivas es Ricardo Andrés Bernal Mendiola, de la Inspección del Ejército.

Noticias Caracol no está en capacidad de asegurar que el general Ricardo Andrés Bernal, ni los que aquí se mencionan, tenían conocimiento de lo que contenían las actas que estaban firmando.

El militar también habló de un oficial retirado que hoy está preso por estos hechos y quien fue el comandante de ese batallón.

"Mi coronel Tamayo me consta que trabajó conmigo, que yo lo mire participando de estas reuniones. Era el que daba las órdenes directas de llevar a cabo estas operaciones", aseguró.

En su testimonio, Rivas Palacios habla de la creación de pelotones dedicados a ejecutar los ‘falsos positivos'.

"Había tres pelotones escogidos para esto que era el pelotón Boyacá 1, al mando de mi teniente Mosquera Néstor; el pelotón Ayacucho 1, que está al mando de mi Teniente Castañeda Jhon, no investigados, y el grupo localizador Boyacá 22, al mando de mi sargento Consuegra Estupiñan Rolando, que está siendo investigado por estos casos", explicó.

En la parte más desgarradora de su relato, Rivas describe cómo estos pelotones operaban y realizaban estas ejecuciones. Incluso, asegura que se registraron casos en los que las supuestas víctimas ingresaron vivas a los batallones.

"Lo llevaron ellos vivos. Una de ellas fue por una desmovilizada denominada ‘Dayarnis', del frente guerra del ELN y en una ocasión llevó a un muchacho de Ocaña, le puso una cita, allá fueron militares y lo llevaron al batallón en el carro de mi sargento Pérez", dijo.

Y añadió: "A eso de la una o dos de la tarde lo sacaron y lo mataron. La otra víctima también fue entregada por ‘Dayarnis', venía de Bucaramanga. Este señor lo llevaron, lo encadenaron, lo esposaron, amarraron de la boca y lo dejaron en el piso todo el día en la subsección de archivo que quedaba al interior de la sección segunda del batallón. En horas de la noche lo sacaron en el carro trooper de color vinotinto que estaba a cargo del mayor Estupiñan, segundo comandante, luego buscaron un punto en la vía Ocaña - Convención, en Aguas Blancas, y fue asesinado, le montaron un fusil ak-47, un chaleco que todo fue extraído de la sección segunda", relató.

En esta declaración Rivas no solo describe cómo habrían sido asesinados estos civiles inocentes para aparecer como miembros de la guerrilla, sino que también describe cómo eran disfrazados como insurgentes.

"El almacenamiento de las armas, el material bélico que era colocado a las victimas era extraído de caletas de las guerrillas, entregados por desmovilizados o comprado en el mercado negro", dijo.

Pero, ¿dónde están los militares mencionados por el cabo que le habló a Noticias Caracol?

Juan Carlos Chaparro es actualmente teniente coronel, Neil Jhon Casallas es mayor y Jhon Deiver Rozo es capitán.

Según el propio Ejército, todos se encuentran vinculados a investigaciones penales a la espera de resolución jurídica y actualmente están ejerciendo su cargo como oficiales activos.

El único de este grupo que no tiene un proceso abierto por ‘falsos positivos' en las fuerzas armadas es el brigadier general Bernal Mendiola Ricardo Andrés.
Noticias caracol intentó durante varios días establecer comunicación con todos los señalados por el cabo Rivas, pero no tuvo éxito.

Realizando esta investigación, Noticias Caracol pudo establecer que por orden del propio fiscal Eduardo Montealegre, la Fiscalía decidió abrir una investigación especial contra altos oficiales, con el rango de generales o coroneles, que están siendo señalados por uniformados que decidieron contar su verdad sobre los ‘falsos positivos'.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mientras Duque juega a viajar por el mundo se dispara genocidio indígena

Análisis
Tomado de Pacocol
Por ARMANDO WOURIYU VALBUENA 
- Presidente ONIC 1999-2003


(Extractos) Que los árboles, animales y aguas gocen de buena salud, y traigan frutos, nuestros hijos se reproduzcan para mantener la energía vital de los Pueblos, que la dignidad se mantenga y perdure a nuevas generaciones, ya que en nuestras acciones está el bienestar y la extensión de la especie humana siendo de interés preservar la justicia milenaria en la oralidad.



Las cosas funcionaban de esta manera hasta que el imperio hispano católico, causó la guerra con sus caballos, pólvora y espadas.

Bajo el pensamiento (…) que contempla a un solo dios del sexo masculino, la mujer nace de un hombre y las personas son temerosas de ese dios (…)

La filosofía hispano católica, se impuso con los deberes morales de sus soldados causando despojo, desplazamiento, masacres, exterminios, envenenamientos etc., y luego se inició el proceso de gobernabilidad creándose el Virreinato de la Nueva Granada, donde el propietario de…

Torturas en la Escuela de caballería: Que la verdad y la justicia salgan a la luz

Análisis Tomado de Pacocol Por Rafael Barrios Mendivil - Colectivo de Abogados 


La Corte Suprema de Justicia, el 8 de agosto de 2019 precluyó la investigación contra la doctora Ángela María Buitrago Ruíz porque llegó a la conclusión que efectivamente Edgar Villamizar Espinel sí compareció a la Escuela de Caballería en el 2007 y, al no prefabricarse la prueba, el prevaricato por exclusión de materia quedó automáticamente sin sustento.

Corría el año 2007 cuando el cabo del ejército Edgar Villamizar Espinel llegó a la Escuela de Caballería durante una diligencia que adelantaba la fiscal Ángela María Buitrago Ruíz en el caso de los desaparecidos del Palacio de Justicia. Villamizar le dijo la verdad a la fiscal, que había visto en dicha guarnición militar a varios desaparecidos del Palacio y le escuchó decir al coronel Luis Alfonso Plazas Vega: “cuelguen a esos hijueputas”.

Tres años después, el señor Plazas Vega denunció a la fiscal Ángela Buitrago por falsedad ideológica en instrumento públi…

Qué lucha armada, ni qué ocho cuartos

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

En días pasados, en un evento con un buen número de reincorporados de las Farc, conversé con un antiguo mando de la organización, a quien conocí en filas como un destacado guerrero. Un hombre que pasó la mayor parte de su vida guerrillera en fuego cruzado con el enemigo, dirigiendo unidades cada vez más grandes, desempeñándose con maestría en las más complicadas situaciones de combate.

Un tipo modesto, como ordenaba el estatuto fariano. Que nunca se sintió mejor que los demás, que cumplía sus misiones al pie de la letra, que se sentía miembro de un Ejército en el cual el esfuerzo y las capacidades de cada uno, eran importantes en el momento preciso. Entrados en confianza, me comentó que con alguna frecuencia recibía propuestas o razones de los llamados disidentes, en las que le proponían retomar las armas junto a ellos.

Antiguos compañeros de lucha que insisten en continuar alzados, con el supuesto fin de consumar el plan estratégico aprob…