Ir al contenido principal

¿Cómo convocar a una Asamblea Constituyente para la paz?

análisis
Tomado de ANNCOL
Por Horacio Duque.



Crece el clamor por una Asamblea Constituyente (AC) como escenario de tramite definitivo de la solución del conflicto social y armado colombiano.

La AC cobra forma como espacio de deliberación y consenso de los temas centrales de un nuevo orden político dispuesto para la paz y reconciliación entre los colombianos.

No obstante los importantes avances de la Mesa de conversaciones de La Habana en lo relacionado con el desarrollo rural y la creación de espacios de participación ciudadana, cada día cobre fuerza la necesidad de convocar un cuerpo popular soberano con capacidad constituyente para que funde las bases de un nuevo régimen político acorde con las transformaciones sociales, económicas  políticas, culturales, científicas e internacionales que registra la nación colombiana en los años recientes y las perspectivas esbozadas para la nación en los próximos 20 años, hacia el 2030.

En el reciente Foro sobre paz y participación política, en el que participaron casi 2000 mil personas, representativas de muchas regiones y grupos sociales, el denominador común,  tanto en las comisiones como en las plenarias, fue el punto de la convocatoria y reunión de una Asamblea Constituyente amplia y democrática para la paz. En dicha materia se dio un consenso generalizado.

No obstante esta masiva demanda, hay grupos muy influyente del poder político que no la consideran conveniente. Tal vez sienten temor y piensan que es un salto al vacío y una oportunidad para núcleos muy regresivos con enorme capacidad de maniobra en el sistema electoral y comunicacional para inducir una votación que le de la victoria a los enemigos de la estrategia en curso con las conversaciones de Cuba.

Es un hipotesis que bien se puede descartar si se examinan los múltiples elementos de la actual correlación de fuerzas políticas.

Hay que reunir una Asamblea popular constituyente para que la paz de el salto cualitativo que se requiere. Pero eso solo es posible con un acto de audacia de parte de quienes se comprometieron en las conversaciones encaminadas a poner fin a la violencia. 

La pregunta que surge cuando se hace esta reflexión y se cavila el escenario es la siguiente: ¿Cómo convocarla?.

Al respecto bien puede ser que la manera de hacerlo sea una mixtura entre los procedimientos institucionales y los no institucionales. 

Me explico.

La actual Constitución establece en el artículo 374 que ella puede ser convocada por un Acto legislativo  del Congreso que requiere la mayoría de los integrantes del poder legislativo, en sus dos rondas. Primer elemento.

El otro elemento es la creciente manifestación espontanea de la multitud que exige su convocatoria.

Dicha multitud y los liderazgos que la orientan, deben avanzar en sus eventos autónomos, pero bien puede ser que se perfile una alianza, coalición o "bloque histórico" con sectores del cuerpo legislativo, para que de manera simultánea ocurra el tramite del correspondiente proyecto de Acto legislativo. Se trata de hacer el tanteo, legitimo en el arte de la política. Nada se pierde.

Entonces, lo primero sería saber que Senadores o Representantes se expresan abiertamente partidarios de la AC para articularlos a los eventos de la sociedad civil donde se hace un ejercicio constituyente soberano como ocurrirá el próximo 15 de mayo en la Plaza Mayor de Bogotá, cuando deliberará una Constituyente por la democracia, la paz y la defensa de lo público que hace el Alcalde Gustavo Petro, sometido al asedio de las mafias corruptas que arruinaron la Capital con sus nefastos carruseles.

La metodología que sugiero bien puede ser un camino transformador para salir del atasco y la duda que propicia la vacilación. Hagamos el debate y avancemos en tareas puntuales.

  horacioduquegiraldo@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

La derecha sigue siendo muy fuerte en Colombia

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Muchos coinciden con la opinión de que el partido de gobierno sufrió una derrota contundente en las elecciones del domingo 27, concluyendo que no es cierto que el país se encuentre en manos de la derecha, como se pensó cuando Iván Duque derrotó a Petro en las últimas elecciones presidenciales. Las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali bastan para certificarlo.
Creo pasan cosas que inducen a pensar que la derecha sigue fuerte, solo que se ha difuminado en una serie de actores y posiciones que consiguen disimularla. No se trata de que el señor Álvaro Uribe conserve un alto índice de aceptación o no. Se trata de que sus ideas y prácticas se generalizan, aunque rostros y discursos distintos se asomen al escenario.
De otra manera no podrían explicarse fenómenos que de algún modo se imponen, sin la reacción que debieran despertar si primara una concepción diferente. Son 169 exguerrilleros firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana, los asesinados …

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…