Ir al contenido principal

La mala costumbre de contabilizar cadáveres

Análisis
Tomado de Asociación Internacional por la Paz de Colombia y el Mundo




Por: María Elvira Bonilla | Elespectador.com
IMPRESIONA DEL PRESIDENTE URIbe lo monotemático que es en su cuenta de Twitter. Retuitea todas las columnas críticas del gobierno Santos en temas de seguridad y contabiliza obsesivamente los ataques de la guerrilla. Asumió como notario el conflicto colombiano, con su inventario diario de golpes guerrilleros y muy especialmente del número de muertos, en una macabra tarea de conteo de cadáveres. Cifras que son presentadas desnudas y descontextualizadas.
Sus fuentes son de todas las condiciones, sin verificación alguna: medios de comunicación nacionales o regionales, versiones de finqueros y de víctimas de extorsión o información de miembros de las Fuerzas Militares donde conserva muchos seguidores quienes, posiblemente, le apuestan como él al fracaso de los diálogos con las Farc para que se restablezca el enorme poder que tuvieron en su gobierno. Además de golpear a Santos busca probar que, como dijo en un discurso en el barrio El Codito de Bogotá, el presidente volvió tortilla los tres huevitos que le había encomendado cuidar y le entregó “al gavilán”, el de la seguridad.
Busca minar la confianza ciudadana en el naciente proceso de paz. Producir miedo e inseguridad, una estrategia que aplicó en su presidencia, y con ello generar una reacción elemental e irreflexiva de zozobra para que la gente busque protección del uniforme y el fusil.
La presión que ejerció su gobierno sobre las Fuerzas Militares para producir resultados a cualquier precio, cuando a cada batallón se le preguntaba sólo por la cantidad de muertos, el conteo de cadáveres, produjo la peor deformación imaginable de la política de seguridad democrática: los falsos positivos. Se le autorizaban ascensos y prebendas a la tropa con un criterio netamente cuantitativo, guiado por el número de “positivos” reportados. Un comportamiento que contagió incluso a coroneles, como Luis Fernando Borja, el comandante de las Fuerzas de Tarea Conjunta de Sucre, quien confesó haber ordenado el asesinato de 57 jóvenes campesinos inocentes para conseguir el reconocimiento de sus superiores y no perder el mando. Así lo relató, condenado a 40 años de cárcel, cuando explicó su actuación criminal como respuesta a la orden impartida por el entonces ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, en un consejo extraordinario de seguridad en el aeropuerto Las Brujas, de Corozal, con las autoridades civiles y militares de Sucre, en abril de 2007, de producir resultados cuantitativos y medibles. Su declaración forma parte del espeluznante expediente que reposa en el Juzgado Único Especializado de Sincelejo, donde cuenta los pormenores de acciones extrajudiciales con las que lograban multiplicar los “muertos en combate”, así fuera vistiendo de guerrilleros cadáveres de inocentes.
El influyente expresidente Uribe puede generar, con su inventario cotidiano de muertos, graves equívocos y una nociva confusión sobre la realidad de los hechos de inseguridad, cuando lo que se requiere es un debate de ideas alrededor de la negociación con la guerrilla y no alimentar con emocionalidad el miedo ciudadano, siempre latente, acompañado del espíritu guerrerista, que ha demostrado ser de poca utilidad para superar el conflicto colombiano. Una urgencia frente a la que nadie puede seguir ciego.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…

Cualquier cosa puede pasar allí, es cierto

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Durante cuatro años permanecí en la región del Catatumbo, luego de que los mandos superiores de las Farc resolvieran que mi estadía en el Bloque Oriental llegaba a su fin. A poco de llegar a esa región, fui informado de que existían aproximaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos para entablar conversaciones de paz. Por mi cercanía con Timo, a cuyo lado debía trabajar, me fui enterando de los pormenores del proceso a medida que avanzaba.

Hasta que terminamos juntos en La Habana, donde desde la casa que habitábamos por la amable hospitalidad de los cubanos, él asumió la dirección directa de las conversaciones, discutiendo diariamente y consensuando con el resto del Secretariado Nacional de la organización, cada uno de los puntos que se abordaban en la Mesa de Conversaciones. Aunque Cuba es bella y cálida, no dejé de extrañar el clima y el paisaje catatumberos.
En estos días volví al Norte de Santander con ocasión de una entrevista. El …