Ir al contenido principal

La mala costumbre de contabilizar cadáveres

Análisis
Tomado de Asociación Internacional por la Paz de Colombia y el Mundo




Por: María Elvira Bonilla | Elespectador.com
IMPRESIONA DEL PRESIDENTE URIbe lo monotemático que es en su cuenta de Twitter. Retuitea todas las columnas críticas del gobierno Santos en temas de seguridad y contabiliza obsesivamente los ataques de la guerrilla. Asumió como notario el conflicto colombiano, con su inventario diario de golpes guerrilleros y muy especialmente del número de muertos, en una macabra tarea de conteo de cadáveres. Cifras que son presentadas desnudas y descontextualizadas.
Sus fuentes son de todas las condiciones, sin verificación alguna: medios de comunicación nacionales o regionales, versiones de finqueros y de víctimas de extorsión o información de miembros de las Fuerzas Militares donde conserva muchos seguidores quienes, posiblemente, le apuestan como él al fracaso de los diálogos con las Farc para que se restablezca el enorme poder que tuvieron en su gobierno. Además de golpear a Santos busca probar que, como dijo en un discurso en el barrio El Codito de Bogotá, el presidente volvió tortilla los tres huevitos que le había encomendado cuidar y le entregó “al gavilán”, el de la seguridad.
Busca minar la confianza ciudadana en el naciente proceso de paz. Producir miedo e inseguridad, una estrategia que aplicó en su presidencia, y con ello generar una reacción elemental e irreflexiva de zozobra para que la gente busque protección del uniforme y el fusil.
La presión que ejerció su gobierno sobre las Fuerzas Militares para producir resultados a cualquier precio, cuando a cada batallón se le preguntaba sólo por la cantidad de muertos, el conteo de cadáveres, produjo la peor deformación imaginable de la política de seguridad democrática: los falsos positivos. Se le autorizaban ascensos y prebendas a la tropa con un criterio netamente cuantitativo, guiado por el número de “positivos” reportados. Un comportamiento que contagió incluso a coroneles, como Luis Fernando Borja, el comandante de las Fuerzas de Tarea Conjunta de Sucre, quien confesó haber ordenado el asesinato de 57 jóvenes campesinos inocentes para conseguir el reconocimiento de sus superiores y no perder el mando. Así lo relató, condenado a 40 años de cárcel, cuando explicó su actuación criminal como respuesta a la orden impartida por el entonces ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, en un consejo extraordinario de seguridad en el aeropuerto Las Brujas, de Corozal, con las autoridades civiles y militares de Sucre, en abril de 2007, de producir resultados cuantitativos y medibles. Su declaración forma parte del espeluznante expediente que reposa en el Juzgado Único Especializado de Sincelejo, donde cuenta los pormenores de acciones extrajudiciales con las que lograban multiplicar los “muertos en combate”, así fuera vistiendo de guerrilleros cadáveres de inocentes.
El influyente expresidente Uribe puede generar, con su inventario cotidiano de muertos, graves equívocos y una nociva confusión sobre la realidad de los hechos de inseguridad, cuando lo que se requiere es un debate de ideas alrededor de la negociación con la guerrilla y no alimentar con emocionalidad el miedo ciudadano, siempre latente, acompañado del espíritu guerrerista, que ha demostrado ser de poca utilidad para superar el conflicto colombiano. Una urgencia frente a la que nadie puede seguir ciego.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Cuando Márquez y Santrich no creían en la negociación de Santos

Crónica Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


En el mes de agosto de 2012 se celebró en la isla de La Orchila, con la autorización del gobierno colombiano y la colaboración del Presidente Chávez, una reunión de mandos de las FARC-EP convocada con un propósito definido, decidir si se aprobaba el Acuerdo de la Comisión Exploratoria que establecía la agenda de diálogos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos. En caso positivo, designar la comisión que se encargaría de los diálogos.


Acudí a ella acompañando al camarada Timoleón Jiménez, quien generosamente me incluyó entre los participantes. En realidad había una representación parcial de los mandos de los bloques. Asistir a dicha reunión implicaba trasladarse en absoluto secreto hasta Venezuela, lo cual sólo resultaba posible a los mandos del Bloque Oriental, el Magdalena Medio y el Caribe o Martín Caballero cercanos a la frontera.



El gobierno colombiano había sido reiterativo en extremo, en la necesidad de la confidencialidad absolu…

El Ejército colombiano estaría reclutando jóvenes y niños indígenas

Comunicado Tomado de Prensa Rural Por ONIC

El día 3 de septiembre del 2018 fueron entregados dos menores de edad, indígenas, por parte de la guerrilla del ELN a la comisión conformada por la iglesia, la Defensoría del Pueblo, el delegado para los derechos humanos y el gestor de paz del departamento de Arauca; inmediatamente fueron puesto a disposición del ICBF en la sede central, ubicada en el municipio de Saravena, entidad que decidió entregarlos y devolverlos a las autoridades y comunidad del pueblo U’wa mediante acta correspondiente.
Los menores de edad (cuyos nombres nos reservamos) fueron sometidos o constreñidos a apoyar las actividades de inteligencia e información para el Ejército colombiano, actividad que realizaban aproximadamente un año y a quienes se les había prometido pagarles una remuneración mensual con el objetivo de entregar información sobre los movimientos de la guerrilla.
Con fundamento en el anterior hecho preguntamos a las autoridades nacionales para que respondan si…