Ir al contenido principal

DIÁLOGO Y PAZ SON LA ÚNICA SALIDA

Comunicado
Tomado de Rebelión
Por Ruta Social Común para la Paz


Bogotá, D.C. 1 de febrero de 2013

Carta abierta a las y los colombianos, al gobierno Santos, y a las FARC-EP, ELN y EPL
Reciban un respetuoso saludo.

La prolongación de la guerra en Colombia no es deseable, pone en alto riesgo la posibilidad de preservación  de la vida, las libertades y derechos de los y las civiles, y de  las y los propios combatientes.

Consideramos que es alarmante y pone en riesgo la construcción real de la paz la proliferación en los últimos  días de operaciones militares de la Fuerza Pública y de los grupos insurgentes; así como  expresiones de altos funcionarios del gobierno que amenazan con la ruptura de la mesa de diálogos en la Habana. A lo anterior se  suma el hecho de que el gobierno nacional ha dejado en el limbo desde septiembre los acercamientos con el 
ELN, y sigue sin dar respuesta a la comunicación pública del EPL.

En el país, paralelamente a las conversaciones de paz, en el país se han incrementado graves violaciones a los derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario. La reciente aprobación del fuero militar; la profundización del modelo neoliberal extractivo desconociendo los derechos de comunidades étnicas y grupos locales, que implican daños ambientales irreparables; el estatuto de desarrollo rural que profundiza la inequidad en el campo; y la implementación de  políticas que profundizan el conflicto social como la reforma tributaria, pensional y de salud, entre otras, dan cuenta de la concepción de paz que tiene el 
gobierno nacional.

A pesar de esta realidad, consideramos que en el escenario de las conversaciones de paz nada se ha agotado. Hoy la esperanza sigue siendo terca, los costos humanos, sociales y ambientales de la prolongación de la guerra nos llevan a exigir:

1. Al gobierno y a las FARC-EP, no levantarse de la mesa hasta alcanzar un acuerdo político de terminación del conflicto.

2. Al gobierno, acordar con el ELN un marco general para las conversaciones, que debe conocerse públicamente, y responder a la comunicación publica del EPL sobre su disposición a ser parte de un proceso de paz.

Lo recomendable en medio de una negociación de paz, es acordar de manera inmediata un cese bilateral de hostilidades y del fuego. Ante la negativa del presidente Santos de asumirlo, proponemos:

1. Concertar un Acuerdo Especial de aplicación inmediata, como lo contempla el Derecho Internacional Humanitario. Se trata de una concreción explicita de acatamiento de normas humanitarias para todas las partes fuerzas regulares e insurgencias, mientras persistan las hostilidades, alivianando los sufrimientos de las y los civiles y de los propios combatientes.

2. Explorar la posibilidad de habilitar un mecanismo de mediación formal entre las partes, como ha ocurrido en otros procesos de paz exitosos en el mundo. Podría ser un tercero nuevo o alguno de los países amigos o garantes de la mesa. Su función principal, sería evitar que  las contradicciones y diferencias existentes deriven en un rompimiento de los diálogos.

3. A las FARC-EP y al ELN, liberar a las personas privadas de su libertad, como resultado de sus acciones de guerra; y que el gobierno genere las condiciones para que se realicen las liberaciones.

4. Con base en el informe presentado al gobierno sobre la situación carcelaria y en particular de las y los privados de la libertad en razón de su pertenencia a las insurgencias, se asuman y cumplan las recomendaciones planteadas por el informe mencionado.

5. Al gobierno nacional, el cese a las operaciones militares que ponen en riesgo a la población civil. Suspender todo tipo de persecución, criminalización y judicialización a la oposición política y a los movimientos sociales, garantizando el cese del accionar paramilitar, sin caer en actuaciones omisivas, tolerantes y cómplices con el paramilitarismo.

En la sociedad se asienta la paz. Nada de lo que se acuerde tendrá legitimidad y validez sin la participación propositiva de la sociedad. Hemos siempre construido propuestas para una Colombia justa y equitativa, los pueblos no solamente hemos sufrido la guerra sino que hemos andados los caminos de la paz. Por eso como Ruta Social Común para la Paz, anunciamos al país que durante este semestre estaremos en un proceso permanente de movilización  y construcción de propuestas para que el derecho a la paz sea una realidad.

Ruta Social Común por la Paz.

Casa de la Mujer
Central Unitaria de Trabajadores, CUT
Colombianos y Colombianas por la Paz
Comisión Intereclesial de Justicia y Paz
COMOSOC
Comunidades Construyendo Paz en los Territorios
Congreso de los Pueblos
Marcha Patriótica
Minga de Resistencia Social y Comunitaria
Minga Valle
Minga Bacatá
MOVICE
NOMADESC
Proyecto Puentes para la Paz
Red de Universitarios –as por la Paz
Sectores de Iglesias por la Paz
Asociación Colombiana de Estudiantes, ACEU

Ruta Social Común para la Paz

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…