Ir al contenido principal

Declaración Política de la I Conferencia del XIV Congreso de la Juventud Comunista Colombiana Regional Hernando González Acosta - Bogotá

Comunicado 
Por JUCO UN Bogotá




La juventud construyendo socialismo, Forjando una ciudad para la paz y la democracia



VIOTÁ, 17 DE FEBRERO DE 2013


DETENER LA GUERRA, CONSTRUIR LA PAZ CON JUSTICIA SOCIAL




La aplicación de las políticas neoliberales como modelo económico y social del país ha llevado a la población a condiciones sociales de hambre y miseria cada vez más agudas. La reprimarización y financiarización de la economía, ha traído consigo el creciente  despojo violento de las tierras de las y los campesinos e indígenas; la entrega sin límites de los recursos ambientales a las multinacionales, el incremento del  desempleo y la precarización del empleo mismo, el inhumano sistema de seguridad social que sume al pueblo en el negocio de la muerte, entre otros problemas, agravan aun más la precaria situación del pueblo colombiano. Este es el alto costo de las depredadoras locomotoras  de Santos, que se ciernen sobre el territorio nacional a sangre y fuego. La larga noche de guerra y terror de estado debe llegar a su fin. El pueblo está despertando y recobra la memoria que se ha labrado en doscientos años de confrontación y cruentas tragedias de este bicentenario de soledad, que se erigió después de la colosal obra independentista. La obra de la emancipación y la definitiva independencia se ha revitalizado en la lucha social y popular y se apresta a conquistar lo que nos pertenece.   

La restricción de la democracia y la aplicación de nefastas políticas económicas y sociales son y siguen siendo la conducta del régimen político colombiano y  también las causas que caracterizan el prologando  conflicto social, económico, político y armado que vivimos.  La oligarquía colombiana insiste en su política de guerra al pueblo,  combinando formas  y prácticas de represión y persecución de las luchas sociales, mientras entrega nuestras riquezas al gran capital. La salida al conflicto  solo será  posible a través del diálogo y la solución política, esto es, la resolución definitiva de los problemas estructurales de carácter político, económico y social que lo han generado. La lucha por la paz y la consecución de la misma solo será posible si se da un cambio estructural en la política económica y social, si se garantizan las condiciones necesarias y urgentes para un avance democrático en aspectos sociales, culturales, políticos, y económico, mientras se materializan las garantías políticas para proponer y luchar por una sociedad acorde  a las necesidades del pueblo colombiano. Que cese la guerra al pueblo, que cese el genocidio, que cese la violencia estatal contra la democracia.

El inicio de los diálogos entre la insurgencia de las FARC-EP y el gobierno colombiano son una posibilidad de avanzar hacia la construcción de la paz con justicia social, entendida esta como la conquista del pueblo en la materialización y realización de sus exigencias y reivindicaciones sociales, económicas, culturales y políticas que generen las transformaciones que se requieren para el desarrollo de una sociedad justa, soberana, democrática y en paz. La paz no será una concesión graciosa de la oligarquía al pueblo, esta se alcanzará con la  lucha unitaria de las fuerzas sociales, populares, democráticas y revolucionarias, que logren imponer por medio de  la movilización, organización, lucha amplia y plural, los cambios sustanciales en el poder desde el pueblo, como premisa esencial para la paz estable y duradera  a la cual aspiramos todas y todos los colombianos. La paz será una construcción exclusiva del pueblo colombiano, la lucha popular organizada garantizará la generación de procesos de base que ayuden a construir poder popular, solo el pueblo organizado y  movilizado logrará construir una sociedad en paz y con justicia social. Es preciso defender la continuidad  y avance de los diálogos por la paz desarrollados en la Habana, para lo cual es inminente salir a las calles este 9 de abril “por la paz, al democracia y la defensa de lo público”, para exigirle al gobierno que no se levante de la mesa de negociación y que a partir del dialogo se lleguen a acuerdos claros que terminen la confrontación armada. Exigimos el cese bilateral del fuego inmediatamente y que se garantice la más amplia participación del pueblo en el proceso, factores que creemos determinantes para la consecución de tan anhelada paz con justicia social.

JUNTANDO REBELDIAS


Dispersos y dispersas no podremos construir nuestro presente. El difícil contexto de represión estatal y de aumento de las condiciones de hambre y miseria, exigen del pueblo colombiano un mayor nivel de organización y lucha, de unidad y movilización. En el panorama político actual se vienen configurando y fortaleciendo escenarios unitarios de lucha, que son síntesis de las innumerables batallas históricas del pueblo colombiano. Saludamos y nos comprometemos con la construcción del movimiento político y social Marcha Patriótica por la segunda y definitiva independencia, con el Congreso de los Pueblos y con  la Ruta Social Común por la Paz como escenario unitario de estas plataformas y de muchos de los procesos en lucha y resistencia por la paz y la justicia social. Reafirmamos nuestro compromiso con  el fortalecimiento e impulso de estos espacios,  potenciando el desarrollo real de trabajo social, popular y comunitario de base, apostándole a la más amplia unidad.  Juntemos las rebeldías, juntemos todas las luchas  del pueblo colombiano en un Gran Frente Amplio, que posibilite construir nuestro presente, el presente de democracia, justicia social y paz.

Para que los jóvenes tomemos en nuestras manos la construcción del presente y el futuro, proponemos la construcción de un proceso juvenil amplio, convergente y unitario por la paz con justicia social. Dicha necesidad surge de  la urgencia de unificar las luchas y las resistencias del pueblo colombiano para los cambios democráticos que requiere el país. Este proceso unitario será posible en la medida que fortalezcamos todos nuestros procesos de base y desarrollemos acciones políticas de manera conjunta, con el objetivo concreto de construir la paz.

Nuestros esfuerzos unitarios están ligados a la construcción de un gran movimiento juvenil por la paz, que en conjunto con las fuerzas sociales, populares, democráticas y revolucionarias  en resistencia, avancen en la consolidación de las constituyentes populares por la paz con justicia social desde lo local y  regional, para así aportarle a la gran asamblea de constituyentes populares por la paz, como proceso de unidad y convergencia  colectiva del pueblo colombiano. Ligado a esto desarrollaremos en conjunto con todos y todas las jóvenes de Bogotá y el país, la construcción del proceso de las constituyentes juveniles por la paz y el X Festival Nacional de la Juventud, acompañados de un persistente y necesario trabajo social y comunitario desde lo local y territorial con los Diálogos Territoriales por la Paz, que serán a su vez la base material para un proceso real de lucha, organización y resistencia distrital y nacional.

Nuestro presente es de lucha y resistencia, de pelea callejera, de movilización por la paz con justicia social, por la construcción de una ciudad democrática en Bogotá, en la que la lógica capitalista de la ciudad mercancía no sea la que impere. Apostamos a una ciudad en donde prime la condición humana, la construcción y desarrollo de los derechos humanos y la garantía real de las necesidades del pueblo, que frene la aplicación de las atroces políticas neoliberales y la creciente militarización y paramilitarización de los barrios de la ciudad, donde el joven no sea concebido como delincuente, sino que sea factor real de transformación y futuro para la ciudad y el país. El pueblo estará en la calle exigiendo sus derechos y allí estará la JUCO para hacer su aporte y contribución unitaria y combativa al proceso de lucha y movilización por la paz con justicia social.

¡Viva la lucha y unidad del pueblo colombiano!
¡Viva el Partido Comunista Colombiano!
¡Viva la gloriosa y siempre combativa Juventud Comunista Colombiana!

Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…