Ir al contenido principal

LA GUERRA DE BAJA INTENSIDAD

Análisis
Tomado de MB Suroccidente
Por D.B

guerra de baja intensidad

La guerra condiciona la economía, la política y también elementos biosociales como las relaciones entre un universo de individuos y el simbolismo emanado del lenguaje, sobre todo dentro de las campañas mediáticas, como lo podemos ver desde la estrategia asumida por el buró militar del gobierno del presidente Reagan, el cual ante el fracaso de la estrategia político-militar en Vietnam implementó el uso de las guerras de baja intensidad en países asiáticos y centroamericanos inicialmente, luego en todos aquellos territorios donde existían movimientos independentistas o de liberación nacional, o en su defecto que tuvieran gobiernos que no eran afín a su modelo de política internacional(por ej. pino grande I, II, III, ocean venture 81, Cabañas 86, etc.), su desarrollo generara la estructura de lo que se dio a conocer como fuerzas de despliegue rápido.

El planteamiento de esos principios parten del teórico prusiano Karl Von Clausewitz, sobre todo del reconocimiento del papel de la trinidad: pueblo, gobierno y ejército; de igual forma se definieron nueve elementos básicos de planeación de cualquier proyecto bélico:



OBJETIVO: bien definido y alcanzable.

OFENSIVA: explotar la iniciativa.

UNIDAD DE MANDO: bajo responsabilidad de un comandante.

SENCILLEZ: planes claros, simple y directo.

SORPRESA: golpear al enemigo en el tiempo, lugar y modo inesperado.

SEGURIDAD: no permitir que el enemigo adquiera ventaja.

ECONOMIA DE FUERZA: asignar un mínimo esencial de combate a esfuerzos secundarios.

MANIOBRA: colocar al enemigo en posición de desventaja, con flexibilidad y movilidad.

MASA: poder de combate concentrado en el tiempo y lugar decisivos.0



Podemos observar el uso de los eufemismos por parte de mandos militares, que afirman “dados de baja” en vez del término “asesinados en combate”, o “neutralización de blancos”, en vez de “asesinados en bombardeos o destruidos en una acción”, que buscan ocultar la magnitud trágica de la guerra y “poetizar” sus acciones.

Todo lo anterior se plantea no sólo dentro de un marco militar, sino también político y es ahí donde los norteamericanos empezaron a aunar sus mayores esfuerzos como con propuestas como la alianza para el progreso, donde la confrontación no se restringe a un fusil o a una granada, sino que se generan esfuerzos en construir elementos superestructurales desde la propaganda, la educación, la agitación, el marco jurídico interno de cada nación y por supuesto en las relaciones políticas de poder.

Los setentas vieron el nacimiento de toda una serie de series de televisión y producciones cinematográficas que tenían como objeto difundir una serie de ideales que calaran dentro de la población civil, programas de becas estudiantiles, financiación de propuestas artísticas, construcción de barrios de interés social, la prensa oficial aprendió a hablar un lenguaje impuesto donde se categorizaba claramente lo bueno y lo malo, lo aceptable e inaceptable dentro de las normas morales de la sociedad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

La derecha sigue siendo muy fuerte en Colombia

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Muchos coinciden con la opinión de que el partido de gobierno sufrió una derrota contundente en las elecciones del domingo 27, concluyendo que no es cierto que el país se encuentre en manos de la derecha, como se pensó cuando Iván Duque derrotó a Petro en las últimas elecciones presidenciales. Las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali bastan para certificarlo.
Creo pasan cosas que inducen a pensar que la derecha sigue fuerte, solo que se ha difuminado en una serie de actores y posiciones que consiguen disimularla. No se trata de que el señor Álvaro Uribe conserve un alto índice de aceptación o no. Se trata de que sus ideas y prácticas se generalizan, aunque rostros y discursos distintos se asomen al escenario.
De otra manera no podrían explicarse fenómenos que de algún modo se imponen, sin la reacción que debieran despertar si primara una concepción diferente. Son 169 exguerrilleros firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana, los asesinados …

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…