Ir al contenido principal

Herido campesino en medio de combates en Miranda, Cauca

Noticia
Tomado de Prensa Rural








En desarrollo de acciones militares arbitrarias, indiscriminadas y sistemáticas en zona poblada, un campesino herido, ataque a bienes civiles y culturales, actos de pillaje y desplazamiento forzado, que afecta a campesinos que habitan las veredas Calandaima y las Cañas del Municipio de Miranda.



El miércoles 14 de noviembre de 2012 en las veredas Calandaima y Las Cañas del municipio de Miranda, Cauca, cerca de las 5:30 de la mañana inician enfrentamientos armados en zona poblada entre integrantes de la Brigada Móvil No. 28 de la Fuerza de tarea conjunta apolo e integrantes de la Columna Móvil “Gabriel Galvis” de las FARC-EP.

En medio de los enfrentamientos armados en zona poblada el grupo de militares, ubicados a un costado del cerro las tres cruces, utilizaron como trinchera de ataque y defensa ocho (8) viviendas y de escudo a las familias integradas por treinta y cinco (35) personas, entre ellos quince (15) menores de edad.

En medio del fuego cruzado de los enfrentamientos armados, cerca de las 7:30 de la mañana, el grupo de campesinos salieron de sus predios y cerca del medio día retornaron y encontraron sus viviendas y enceres (ollas y platos) averiados a raíz de impactos de arma de fuego.

Cerca de las 8:30 de la mañana en momentos en que el campesino HAWI GUTIERRES transitaba por el camino veredal que comunica las veredas Las Cañas y Calandaima, recibió un impacto de proyectil de arma de fuego en una de sus piernas. Y posteriormente fue remitido al hospital Local de Miranda Nivel I.

Cerca de las 10:30 de la mañana culmino el enfrentamiento armado.

Entre las 5:00 y 6:00 de la tarde sobre la vereda Las Cañas integrantes de la Fuerza Aérea Colombiana realizaron un ametrallamiento indiscriminado.

Al día siguiente en la vereda Calandaima, integrantes de la Brigada Móvil No. 28 de la Fuerza de Tarea Conjunta Apolo del ejército han ocupado los bienes de los campesinos:

Eliver Ciclos, habitado por una mujer y dos hombres y el cual lo dedicaron al baño de militares.

Orlando Lemus, habitado por un hombre y una mujer.

Leidy Johana Restrepo, habitado por dos adultos y tres menores de edad.

Omar Gamboa, habitado por cuatro personas.

Flor Yoliva Medina, habitado por un adulto y tres menores de edad.

Mariano Penagos, habitado por cinco adultos.

Andrea Quique, habitado por un adulto y tres menores de edad.

Al igual que el predio de propiedad de Dolores Quique habitado por dos adultos y donde funciona el hogar de bienestar familiar de la Vereda.

La escuela de la vereda Calandaima, igualmente fue ocupada por el ejército, motivo por el cual los docentes de la institución educativa no pudieron dar clases.

Una misión de delegados de la Red de Derechos Humanos “Francisco Isaías Cifuentes” y comuneros de la zona, pudieron constatar que los integrantes del ejército al mando del Sargento Murillo han modificado las conexiones eléctricas de la escuela, usaron los baños y dañaron la malla de protección.

En la vereda Las Cañas el grupo de militares ha ocupado el predio de la familia Martínez, el cual queda a un costado de la escuela veredal.


Comentarios

Entradas populares de este blog

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

Acabar con Farc y los acuerdos, a plomo, como sea

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

El 25 de enero, en Pitalito, Huila, el excombatiente y militante del partido de la rosa, John Fredy Vargas Rojas, fue interceptado por hombres armados que lo asesinaron de varios disparos. John Fredy acababa de asistir a una reunión con funcionarios de la Agencia para la Reincorporación y Normalización, ARN, que los excluye de los beneficios si no acuden a la cita.
Días antes, en Dabeiba, Antioquia, había sido asesinado Hober Arias Giraldo. En los dos casos se trataba de reincorporados que adelantaban proyectos productivos de tipo agrícola, por iniciativa propia, en el área rural de los respectivos municipios. El 28 de enero fue baleado César Darío Herrera Gómez, cuando se dirigía al ETCR de Santa Lucía, en la zona rural de Ituango, Antioquia.
César Darío permaneció gravemente herido por varias horas en el lugar de los hechos, pese a la presencia de las autoridades. Solo cuando sus compañeros del ETCR arribaron al lugar, se pudo organizar …

Coctel venenoso, pésimo gobierno y paro armado

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Un trino de Uriel Insurgente dice: “Buenos días a todos y todas. Comenzamos la semana compartiéndoles el comunicado del paro armado que se llevará a cabo a mediados de febrero. ¡JURAMOS VENCER!” A continuación el texto del mismo en su numeral 1. reza: “Decretamos paro armado en el territorio nacional durante 72 horas, inicia el 14 de febrero a las 6 am. y termina el 17 de febrero a las 6 am. del 2020”.
No se lee en ninguno de los puntos del comunicado una sola razón para semejante decisión. Hasta el más sencillo decreto de cualquier autoridad tiene sus considerandos, este no. Simplemente decretamos y ya, en una clara demostración de soberbia. O de estupidez, o de ceguera. En seis puntos, los firmantes del comunicado ordenan a 50 millones de colombianos, que no se movilicen por rutas de transporte para no tener que lamentar consecuencias.
Al tiempo suministran un claro indicio del alcance de su poder, advierten a la población que debe perma…