Ir al contenido principal

ELN: ¿La Paz de Quién? (Reflexiones sobre el inicio de los diálogos de paz)




Escrito por Revista Insurrección


“El pueblo colombiano que es quien sufre los efectos del conflicto, debe ser el protagonista del esfuerzo verdadero en ponerle fin para que dicho conflicto sea un capítulo más del pasado, en la historia nacional.”


¿La Paz de Quién? Reflexiones sobre el inicio de los diálogos de paz.
Revista Insurrección, 22 de Octubre de 2012

El pasado 18 de Octub|re con la instalación de la mesa de dialogo, entre el gobierno colombiano y las FARC en Oslo Noruega, se inició la fase dos, un nuevo y laudable esfuerzo por la paz de Colombia.

Las diferencias existentes entre las partes, que brotaron en pronunciado caudal, tanto en las palabras protocolares como en la Rueda de Prensa, encendió los ánimos de los grandes medios informativos y de los comentaristas del régimen, que han torpedeado y hecho daño a los procesos de paz anteriores.

Esa carga negativa que se arroja ahora sobre el futuro de los diálogos, perjudica estos esfuerzos y contradice la aureola optimista de los días anteriores.

Hay que ser realistas, lograr una paz estable y duradera, pasa por un proceso de construcción y largo aliento, donde se requiere mucha comprensión, flexibilidad y tolerancia de los contrincantes, en el que no sólo el Gobierno y la insurgencia sean los depositarios de esta loable meta, sino la nación entera con su diversidad regional, sectorial, generacional y cultural.
Ojala reflexionen los grandes medios informativos y entiendan que este comportamiento genera desconfianza y no ayuda a sembrar, sino que le da fuerza a los enemigos de la paz para que le pongan palos a las ruedas.

Si de verdad se está pensando en la terminación del conflicto para que por fin los colombianos podamos convivir en paz, es necesario que se rodee la mesa con la critica sana ante fallas que puedan cometerse, entendiendo que se dialoga entre contendientes que son humanos, que defienden ideas y proyectos contrarios, y cargan el cúmulo de heridas y sentimientos causados en medio siglo de guerra.

Es cómodo mirar la corrida de toros desde la barrera y asumir posturas descalificadoras y sesgadas, desde una de las esquinas e intereses de los contendientes. Esta manera parcializada de actuar, estropea el camino de la salida incruenta, que reclaman las grandes mayorías de la Nación y le sirve y apuesta, no a la paz sino a una de las partes que busca resolver el conflicto sin que nada cambie para que todo siga igual.
Es entendible que existan interrogantes y surjan otros en la medida que pasan los días, así como desconfianzas y falta de credibilidad de parte y parte sobre el cómo y a qué costo se logra la terminación del conflicto, para que pueda reinar la paz.

Cabe preguntarse, ¿de verdad se está por un futuro de país para todos y no solo para unos pocos y qué implica hacer cambios? De ser así, el proceso que se inicia no debe torpedearse, sino apuntalarse con el concurso de los distintos sectores sociales que históricamente han trabajado por la paz y la han convertido en motivo de lucha permanente.
No solo es la guerrilla, como algunos lo pretenden, la que debe hacer los esfuerzos hacia la paz, sino también la oligarquía como contraparte, a través del gobierno que la representa, desactivando las causas originarias y que alimentan el conflicto interno, que no es solo armado, sino y fundamentalmente social.

El pueblo colombiano que es quien sufre los efectos del conflicto, debe ser el protagonista del esfuerzo verdadero en ponerle fin para que dicho conflicto sea un capítulo más del pasado, en la historia nacional.

No es sensato que el Gobierno se plantee reducir la participación de la sociedad a una dinámica de unos foros, argumentando que enriquecerán la mesa de dialogo, cuando la realidad demuestra que las organizaciones populares y sociales tienen una dinámica propia de lucha para exigir su protagonismo en un proceso de paz, que debe estar estrechamente ligado y en la perspectiva de resolver los problemas que atañen a las mayorías.
Si el gobierno no entiende esas realidades y pretende encasillar la lucha de la sociedad por la paz, solo a la a los estrechos marcos de un congreso desgastado por la corrupción, la parapolítica y los intereses de grupos de poder de las élites, esa anhelada paz terminará por ser una frustración.

Este momento debe mostrar la grandeza de las partes contendientes, darle confianza a la sociedad, demostrando que la paz de que hablamos es la apuesta verdadera donde no hay vencedores ni vencidos sino ganadores, porque Colombia será el país que empiece a construir justicia y equidad, democracia y soberanía, lo cual traerá reconciliación, basada en el respeto y el reconocimiento de todas y todos los colombiano. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

COMUNIDAD MANIFIESTA QUE POR FALTA DE VIVIENDA INVADIÓ LOTES ABANDONADOS PERO AHORA LOS QUIEREN DESALOJAR.

Informe Especial Colombia Soberana Por: Juan David Cetina









Nariño Cundinamarca, es un municipio ubicado a 147 km de Bogotá, según estadísticas del DANE a nivel educativo solo accede a la secundaria el 24,1% de la población y lo más preocupante es que solo el 1% logra ingresar a la educación superior.

En este municipio 30 familias en las cuales hay desempleados, amas de casa y desplazados, decidieron invadir unos lotes que se encontraban abandonados por más de 26 años. El reclamo de estas familias es por el derecho a la vivienda, al cual debemos acceder todos los ciudadanos.

En entrevista concedida al Colectivo Colombia Soberana, la señora Romelia Velásquez que es una de las integrantes de estas 30 familias manifestó que estos Lotes se encuentran en el Barrio santa Lucia y el proyecto se llama San Cayetano, dice que en el municipio hay demasiadas familias sin vivienda lo que ha hecho que ellos tengan que invadir un terreno abandonado de más de 26 a 27 años, el Lote era usado en esos años par…

La derecha sigue siendo muy fuerte en Colombia

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Muchos coinciden con la opinión de que el partido de gobierno sufrió una derrota contundente en las elecciones del domingo 27, concluyendo que no es cierto que el país se encuentre en manos de la derecha, como se pensó cuando Iván Duque derrotó a Petro en las últimas elecciones presidenciales. Las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali bastan para certificarlo.
Creo pasan cosas que inducen a pensar que la derecha sigue fuerte, solo que se ha difuminado en una serie de actores y posiciones que consiguen disimularla. No se trata de que el señor Álvaro Uribe conserve un alto índice de aceptación o no. Se trata de que sus ideas y prácticas se generalizan, aunque rostros y discursos distintos se asomen al escenario.
De otra manera no podrían explicarse fenómenos que de algún modo se imponen, sin la reacción que debieran despertar si primara una concepción diferente. Son 169 exguerrilleros firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana, los asesinados …