Ir al contenido principal

El corrido del Caballo Blanco




opinión tomado de Rebelión


El testimonio “top secret”, escrito con “Información privilegiada” por el columnista Aldo Cívico (consultor USAID Colombia y del Departamento de Estado de Estados Unidos) quien remplazó al columnista Ernesto Yam.hure en unos de los principales sostenes mediáticos del régimen; arroja suficiente luz sobre las contradictorias declaraciones públicas dadas en Oslo por el jefe del equipo negociador de Colombia Humberto de la Calle, de que “ni el modelo económico, ni la doctrina militar, ni la inversión extranjera están en discusión, la mesa se limitará sólo a los temas que están en la agenda” . Luego reforzadas por el general Mora Rangel y, ratificadas por el presidente colombiano JM Santos.

Dice así el sr Cívico:

….”Si algo distingue a este proceso de los anteriores, es el hecho de que está inteligentemente planeado. Se trata de un proceso de paz concebido desde los días en que Juan Manuel Santos era ministro de Defensa y con la Inteligencia Militar jugando un papel clave en afinar una estrategia favorable para un proceso de paz eficaz. Estas conversaciones fueron concebidas durante la presidencia de Álvaro Uribe y representan la actualización necesaria de su política de seguridad democrática. De hecho, el entonces comisionado de Paz, Frank Pearl, ya intentaba acercamientos con las Farc y el Eln mucho antes de que Santos ganara las elecciones”…. 
(El Espectador 24.10.2012)

Contradictorias, por varias razones:

Primera: No es cierto, entonces, que exista una oposición de fondo de Uribe Vélez al proceso de paz de JM Santos. Las contradicciones profundas entre estos dos representantes de clases sociales en el bloque de Poder dominante son de otros intereses. Lo que se presenta ladinamente por los medios de comunicación, como “oposición de Uribe a la paz de Santos”, no es más que una táctica electorera para la re-elección presidencial de cualquiera de estos dos políticos: Si el proceso avanza Santos es re-elegido, en caso contrario Uribe cobrará los dividendos.

Segunda. Tampoco es cierto que, sea un proceso concebido para lograr la paz en Colombia mediante reformas estructurales al régimen. Sino un plan de la Inteligencia militar (IM) para “terminar” a su favor el llamado conflicto interno colombiano, para que como lo dijo el mismo de la Calle, “las Farc dejen las armas, vayan a elecciones y luego hablen del modelo económico” imperante en Colombia.

Tercera: Como lo dice el sr Cívico, es “una actualización de la política de la Seguridad democrática” con sus tres güevos, implementada en el Octienio de Uribe Vélez. En donde la confianza a la inversionista extranjera, la cohesión social y la seguridad nacional son las prioridades del Poder; garantizadas por medio millón de soldados y policías que cuentan con todo el aparato represivo y legal del Estado colombiano. No hay pues lugar como lo aseguró el general Mora Rangel, a reformas o maquillajes democráticos a esa enorme maquinaria de guerra colombo-yanqui , que consume el 6,5% del PIB colombiano para matar colombianos impunemente, reforzado ahora con la aprobación del Fuero Militar en el congreso de la república en contra de los rechazos mundiales a tal Ley. Y manteniendo la fusión Ejercito-Policía, esta ultima convertida por el general Naranjo en una “guardia nacional contra-guerrillera colombiana”, al estilo de la que protegía a Somoza en Nicaragua.

Cuarta: Lo que constituye su máxima contradicción: Hablar públicamente de paz pensando en la guerra, borrando con el codo lo que se escribió con la mano y contradiciendo abiertamente el texto del acuerdo firmado por ambas partes. En el punto 1 (uno) del titulado “Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, firmado entre el gobierno colombiano y las Farc-EP en la Habana el 27 de agosto 2012” (solo para citar uno solo de puntos acordados) se leen textualmente los siguientes apartes, TODOS RELACIONADOS con el actual modelo económico (neoliberal de guerra de despojo) dominante en Colombia, condensado en la llamada Cuestión Agraria:

…..” 1. Política de Desarrollo Agrario Integral
- El desarrollo agrario integral es determinante para impulsar la integración de las regiones y el desarrollo social y económico equitativo del país.
- Acceso y uso de la tierra. Tierras improductivas. Formalización de la propiedad. Frontera agrícola y protección de zonas de reserva.
- Programas de desarrollo con enfoque territorial.
- Infraestructura y adecuación de tierras.
- Desarrollo social: salud, educación, vivienda, erradicación de la pobreza.
- Estímulo a la producción agropecuaria y a la economía solidaria y cooperativa. Asistencia técnica. Subsidios. Crédito. Generación de ingresos. Mercadeo. Formalización laboral.
- Sistema de seguridad alimentaria.” 


Frente a lo cual uno debe preguntarse: ¿Si esto no es modelo económico, qué es lo que la Oligarquía Trasnacional colombiana (enferma tanto física como mentalmente y corroída por el cáncer de sus propias contradicciones intimas en el Poder) entiende por modelo económico?

Un amigo me acaba de mandar la sugerente letra de un corrido mejicano muy sonado en Colombia: El corrido del caballo blanco, que un día domingo feliz arrancara con la mira de llegar al Norte. Llevaba todo el hocico sangrando, en el valle del Yaqui le dio su ternura, cojeaba de la pata izquierda, y a pesar de todo, siguió su aventura…..



(*) Alberto Pinzón Sánchez es médico y antropólogo colombiano.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

La derecha sigue siendo muy fuerte en Colombia

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Muchos coinciden con la opinión de que el partido de gobierno sufrió una derrota contundente en las elecciones del domingo 27, concluyendo que no es cierto que el país se encuentre en manos de la derecha, como se pensó cuando Iván Duque derrotó a Petro en las últimas elecciones presidenciales. Las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali bastan para certificarlo.
Creo pasan cosas que inducen a pensar que la derecha sigue fuerte, solo que se ha difuminado en una serie de actores y posiciones que consiguen disimularla. No se trata de que el señor Álvaro Uribe conserve un alto índice de aceptación o no. Se trata de que sus ideas y prácticas se generalizan, aunque rostros y discursos distintos se asomen al escenario.
De otra manera no podrían explicarse fenómenos que de algún modo se imponen, sin la reacción que debieran despertar si primara una concepción diferente. Son 169 exguerrilleros firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana, los asesinados …

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…