Ir al contenido principal

Noticia (semana.com). Oposición "radical y fuerte" de Uribe, obstáculo para proceso de paz: Crisis Group

El documento de más de 50 páginas, titulado "Colombia: ¿Finalmente conocerá la paz?", de la organización no gubernamental International Crisis Group, ICG, destaca la importancia de que el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC se sienten en la misma mesa a negociar el fin del conflicto.

Este organismo, destacado por su análisis y participación en la prevención y resolución de conflictos en todo el mundo, asegura que una solución política al conflicto más antiguo del hemisferio occidental puede estar a la vista. Y presenta uno de sus argumentos como el hecho de que parece haber una firme voluntad por alcanzar un acuerdo por parte de las partes.

"En tanto el gobierno entiende que únicamente por medios militares no puede terminar el conflicto, las FARC, por su parte, parecen reconocer que la lucha armada les permite poco más que la mera sobrevivencia", señala Crisis Group.

La dinámica más amplia del conflicto también favorece un arreglo político. "Ninguna de las partes tiene posibilidades de ganar solo a través de las armas y por ello ambas están fuertemente incentivadas a negociar", asegura. "Diez años de intensa guerra contrainsurgente han debilitado significativamente la fuerza de combate de las guerrillas y las ha empujado a escondites rurales cada vez más remotos, lo que redujo sustancialmente el impacto sobre los grandes centros urbanos", concluye.

Por otra parte, la entidad también destaca que ambos actores tienen "la responsabilidad histórica" de forjar un acuerdo, pero solo una fuerte apropiación social y política del proceso puede garantizar que éste conduzca a la paz duradera que ha sido esquiva por tanto tiempo.

Entre los argumentos que se menciona también reconoce que hay muchos desafíos pero, "en términos generales, éstos son menos temibles que en las ocasiones previas".

El primero de los obstáculos, agrega, será el de superar la oposición que es "expresada de manera más radical y fuerte por el expresidente Álvaro Uribe". Sobre el exmandatario se dice que su discurso genera un fuerte impacto entre los terratenientes y otros poderosos actores regionales que tienen mucho en juego y una tendencia histórica a usar la violencia para defender sus intereses.

Sin embargo, estas voces son descritas por ICG como una minoría pues "la gran mayoría de los colombianos respalda un proceso de paz y las principales fuerzas políticas lo han apoyado".

El documento también señala otros dos inconvenientes que se desprenden después de 50 años de guerra de guerrillas: las violaciones sistemáticas de los derechos humanos e indiferencia de ambos actores a la difícil situación de las zonas rurales. Y dos: el hecho de que las comunidades en las regiones en conflicto han dejado de considerar a las guerrillas como defensores de sus intereses y han perdido la fe en la capacidad y voluntad del Estado para resolver sus problemas.

"Santos, más sensible que Uribe"

Dentro del análisis del contexto del país y de los cambios que ha sufrido en los últimos años, el informe de ICG también resalta que el presidente Juan Manuel Santos es más sensible en los derechos de las víctimas que su antecesor Álvaro Uribe.

"Santos ha empezado a enfrentar problemas tales como el desarrollo rural, una preocupación directa de las guerrillas, y su administración ha reconocido la responsabilidad del Estado en algunos casos claves de violaciones de los derechos humanos. Tiene además frente a sí un actor razonablemente cohesionado con el cual tratar, evitando los problemas que podrían venir en un futuro si más años de fuerte presión militar provocaran el fraccionamiento de las FARC".

Entre las conclusiones del texto se resalta que aunque los temores sobre las conversaciones de paz son "tácticamente exagerados por sus opositores", es necesario manejar las expectativas con prudencia. Y asegura que acordar un acuerdo no eliminaría la violencia y probablemente no convenza a algunos miembros de las FARC de dejar las armas, especialmente a aquellos profundamente involucrados en el tráfico de drogas.

El análisis finaliza haciendo referencia al hecho de que si la guerra con las guerrillas llega a su fin, Colombia tendría una mejor posibilidad para acabar con un conflicto que aún cobra vidas diariamente, retrasa el desarrollo socioeconómico e impide la consolidación de una democracia verdaderamente incluyente y plural. "El camino por delante no será corto ni fácil, pero Colombia no puede darse el lujo de desperdiciar esta oportunidad para la paz".

Comentarios

Entradas populares de este blog

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…

Cualquier cosa puede pasar allí, es cierto

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Durante cuatro años permanecí en la región del Catatumbo, luego de que los mandos superiores de las Farc resolvieran que mi estadía en el Bloque Oriental llegaba a su fin. A poco de llegar a esa región, fui informado de que existían aproximaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos para entablar conversaciones de paz. Por mi cercanía con Timo, a cuyo lado debía trabajar, me fui enterando de los pormenores del proceso a medida que avanzaba.

Hasta que terminamos juntos en La Habana, donde desde la casa que habitábamos por la amable hospitalidad de los cubanos, él asumió la dirección directa de las conversaciones, discutiendo diariamente y consensuando con el resto del Secretariado Nacional de la organización, cada uno de los puntos que se abordaban en la Mesa de Conversaciones. Aunque Cuba es bella y cálida, no dejé de extrañar el clima y el paisaje catatumberos.
En estos días volví al Norte de Santander con ocasión de una entrevista. El …