Ir al contenido principal

Noticia (Semana.com). De la Espriella: "Fui puente entre Uribe y Auc para negociación de Ralito"

El ex congresista condenado por parapolítica dijo que el ex presidente supo del respaldo que le dieron los paramilitares en su campaña de 2002 y que no hizo nada para evitarlo.



El ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso y los ex congresistas Miguel de la Espriella  y Elionora Pineda aseguraron ante un juez de Justicia y Paz que el ex presidente Álvaro Uribe sabía del respaldo que las Auc le dieron a su campaña presidencial de 2002. El pronunciamiento de ambos ocurrió durante el juicio que se adelante al ex jefe ‘para’ en los Tribunales de Cundinamarca.
Durante la audiencia, Mancuso explicó que en 2001 De La Espriella y Pineda eran los candidatos de las Auc para llegar al Congreso pero sobre todo, para buscar contacto con el próximo Presidente de la República y buscar un proceso de desmovilización. “De la Espriella y Pineda fueron los enlaces entre el paramilitarismo y Álvaro Uribe durante la campaña”, dijo el ex jefe paramilitar. De la Espriella y Pineda están condenados por vínculos con las Auc.
Según Mancuso, se reunió con los entonces candidatos al Congreso en Tierra Alta, Córdoba, proponiéndoles ser los interlocutores con el entonces aspirante a la Presidencia, quien había sido Gobernador de Antioquia (1995-1997). Miguel de La Espriella contó que tras el encuentro, aceptaron la propuesta de Mancuso y buscaron una reunión con Álvaro Uribe que se concretó en su finca El Ubérrimo.
La reunión ocurrió a comienzos de 2002 y según De La Espriella, se presentó junto a Eleonora Pineda como los representantes de las Auc. Ambos le dijeron que su interés era que dentro  del Manifiesto Democrático -el programa de gobierno del entonces candidato- se incluyera la posibilidad de un proceso de desmovilización con los paramilitares. “Él nos dijo que hablar del tema en el momento era riesgoso, pero que lo tendría en cuenta”, dijo de La Espriella.
El ex congresista contó que además le ofrecieron a Uribe total apoyo en su campaña y que el candidato guardó silencio. El ex senador dijo que ese mismo año, en plena correría en Córdoba, luego de un mitin político en Tierra Alta, los ex parlamentarios le propusieron al entonces aspirante a la Presidencia que fuera a reunirse con Mancuso. Según De la Espriella, Uribe estando cerca al lugar, le dijo que “no era prudente” hacerlo en ese momento por la cantidad de personas que había, y que si se sabía públicamente de esta reunión “se pondría en peligro” su victoria las elecciones.
Salvatore Mancuso confirmó la versión del ex parlamentario y agregó que fue quien financió los gastos de dichó mitin político en Tierra Alta.
La ex representante a la Cámara, por Córdoba, entre 2002 y 2006, Elionora Pineda, coincidió con Mancuso y De la Espriella en los testimonios sobre su papel como interlocutora entre las Auc y el entonces candidato Álvaro Uribe.
Los dos ex congresistas, que ya pagaron su condena y se encuentran libres, solicitaron a la Fiscalía que les brinde seguridad, tras sus declaraciones.
Pese a haber afrontado un juicio por vínculos con la ‘parapolítica’, es la primera vez que De la Espriella habla sobre estas reuniones con el ex presidente.
¿Quién es Miguel Alfonso de la Espriella?
El ex senador
Miguel Alfonso de la Espriella es miembro de una de las familias ganaderas y políticas más influyentes de Córdoba. Fue elegido por el partido Colombia Democrática durante los periodos 2002-2006; 2006-2007 contando con el apoyo de las autodefensas para las elecciones.
De la Espriella fue una ficha clave para que la justicia abriera un capítulo importante de la parapolítica, ya que en noviembre de 2006 reveló la existencia del conocido Acuerdo de Ralito.
Según De la Espriella, en 2001 los paras organizaron una reunión en Ralito (Córdoba) en la que políticos de ese departamento y de otras regiones de la Costa Atlántica firmaron un documento en el que se comprometieron a defender las tesis políticas de las AUC. "Estuvieron congresistas, gobernadores, alcaldes, concejales, diputados", afirmó el ex senador.  Estas declaraciones fueron confirmadas por la ex congresista Eleonora Pineda, también condenada por parapolítica.
Este pacto que se firmó el 23 de julio de 2001, en la finca del paramilitar Salomón Feris Chadid, alias ‘08’, en el corregimiento de Santa Fe de Ralito, en Tierralta,  Córdoba, fue conocido por sus pretenciones de  “refundar la patria”, “crear un nuevo pacto social” y “construir una nueva Colombia”.
El Acuerdo de Ralito se firmó  por más de 100 dirigentes políticos de la costa Caribe. Entre los firmantes estaban  los ex jefes paramilitares ‘Jorge 40’, ‘Don Berna’, ‘Salvatore Mancuso’ y Diego Vecino’ y por la clase política figuraban  los  gobernadores de Sucre y  Córdoba y congresistas, alcaldes y dirigentes ganaderos de los departamentos de Sucre, Córdoba  Cesar y Magdalena.
Hasta ahora, por la firma de este pacto han sido procesados: Salvador Arana (ex gobernador de Sucre, condenado a 40 años de cárcel por el homicidio del alcalde del Roble, Edualdo Díaz), Reginaldo Montes (condenado a seis años de cárcel), Alfonso Campo Escobar (ex representante por Magdalena condenado a 6 años de prisión), Juan Manuel López Cabrales (ex senador condenado a 6 años de cárcel), Eleonora Pineda (acogida a sentencia anticipada y condenada a  3 años de prisión) y Miguel de la Espriella (ex representante a la Cámara por Córdoba condenado a 3 años y 7 meses de prisión). 
Por sus relaciones con los grupos de autodefensas y por haber participado en el pacto de Ralito,  De la Espriella fue condenado a tres años y siete meses de prisión. Luego de esta condena, la procuraduría lo destituyó e inhabilitó 20 años para ocupar cargos públicos porque, según el ministerio público, utilizó su cargo para impulsar y promover a los grupos paramilitares.
Según el fallo del Ministerio Público: " Miguel Alfonso De la Espriella Burgos, en su calidad de Senador durante los periodos 2002-2006; 2006-2007, promovió y auspició a los paramilitares como 'retribución' al apoyo de esa organización para acceder a esa dignidad pública".
¿Quién es Eleonora Pineda?
La ex representante a la Cámara Eleonora Pineda fue elegida en 2002 por el Colombia Democrática, mismo partido que De la Espriella.
Pineda permaneció un año y medio recluida en la Cárcel del Buen Pastor de Bogotá luego de ser sentenciada a siete años de cárcel por sus nexos con los paramilitares y por haber participado en el Pacto de Ralito. Sin embargo, como se acogió a sentencia anticipada, obtuvo una rebaja de pena.
La ex congresista Eleonora Pineda quien Pineda reconoció públicamente haber sido amiga de algunos miembros de las Auc como Salvatore Mancuso, admitió haber asistido a la reunión, pero insistió en que el encuentro fue para impulsar el inicio de los diálogos de paz.
Para la época de la firma del Pacto de Ralito con los paramilitares, Pineda era concejal en Tierralta, Córdoba. Luego en el 2002, obtuvo 82.082 votos y se convirtió en Representante a la Cámara, cargo que logro con apoyo de las autodefensas.
Pineda poyó el proyecto presentado por su colega Rocío Arias, también condenada por parapolítica, para evitar la extradición a Estados Unidos de personas que firmaran acuerdos de paz o se desmovilizaran, pero la iniciativa no fue aprobada. También facilitó la visita de los jefes paramilitares al Congreso de la República el 28 de julio de 2004 y fue la primera en saludarlos en el Capitolio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

La derecha sigue siendo muy fuerte en Colombia

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Muchos coinciden con la opinión de que el partido de gobierno sufrió una derrota contundente en las elecciones del domingo 27, concluyendo que no es cierto que el país se encuentre en manos de la derecha, como se pensó cuando Iván Duque derrotó a Petro en las últimas elecciones presidenciales. Las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali bastan para certificarlo.
Creo pasan cosas que inducen a pensar que la derecha sigue fuerte, solo que se ha difuminado en una serie de actores y posiciones que consiguen disimularla. No se trata de que el señor Álvaro Uribe conserve un alto índice de aceptación o no. Se trata de que sus ideas y prácticas se generalizan, aunque rostros y discursos distintos se asomen al escenario.
De otra manera no podrían explicarse fenómenos que de algún modo se imponen, sin la reacción que debieran despertar si primara una concepción diferente. Son 169 exguerrilleros firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana, los asesinados …

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…